sábado, 7 de abril de 2018

DEBAJU DE LO OLIVU






En aquellas mañanas de diciembri,
con toas las cunetas llenitas de escarcha,
iba yo subiendu el puertu con mi besthia robustiana,
caminu del oliva a coje la acitunas pa llevarla al laga.

Mi muje con una sonrisa en su cara,
agarra a mi cintura, la alforja sobri la albarda,
y los dos escarrapachaos sobri la mula,
la ceta par trabaju, lo sacus y el palu de barea.

Paca mentras yo bareu estus olivus,
veti tu haciendu una buena lumbri,
que los dedus se quedan moraus y frius,
comu cosa de contumbri jasta que la mañana jentri.

Sobri la cesta sentaus y moviendu rapio la manus,
o debaju de los olivus danduli via al palu,
se van llenandu la cesta, se va levantandu el solanu,
y asin pocu a pocu van llenandusi lo sacus.

Paca veti por lar alforja que es ora de el almuerzu,
traiti la bota de vinu de pitarra que e capa de resucita a un muertu,
y vamus a sentarnus debaju de aquella encina al ladu del fuegu,
que voy asa lo farinatus mentras tu jacis el mojeteu.

En aquellas mañanas de diciembri,
con toas las cunetas llenitas de escarcha,
iba yo subiendu el puertu con mi besthia robustiana,
caminu del oliva a coje la acitunas pa llevarla al laga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario